La Mediación organizacional

En el seno de cualquier organización, en la que las personas se relacionan ya sea en el normal desenvolvimiento de su trabajo, ya sea en la adopción de decisiones relevantes de la organización, en reuniones conflictivas en las que se manifiesta la tensión de intereses aparentemente contrapuestos, una inadecuada gestión del conflicto o la simple negación del mismo puede, a largo plazo, derivar en problemas de motivación del personal, de celos profesionales, que pueden repercutir en la productividad e incrementar los costes.

Estos problemas pueden ser fácilmente prevenidos o resueltos mediante la comunicación, la mutua comprensión, el conocimiento real de los integrantes de la organización, al objeto de potenciar sus cualidades personales, o la adopción de principios de cooperación  que facilita, entre otros, el proceso de Mediación.

La Mediación Laboral

El proceso de Mediación en este ámbito pretende favorecer el diálogo para alcanzar soluciones que eviten la vía judicial en los conflictos colectivos entre patronal y sindicatos, o entre empresa y un número de trabajadores afectados por una misma situación, pero también y cada vez, de forma más generalizada, entre un trabajador a título individual y el empresario.

Sin embargo no todas las Comunidades Autónomas, como en el supuesto de Asturias, disponen de un Servicio Oficial a semejanza del habilitado para los conflictos colectivos y plurales que permitan a las partes enfrentadas a título individual beneficiarse de las ventajas que la mediación ofrece, por lo que las mismas, con el debido asesoramiento legal de los trámites procesales,  pueden acudir a un mediador que favorezca el entendimiento de las personas en el entramado de las relaciones laborales.

Los problemas que habitualmente suelen presentarse en este ámbito son, por ejemplo, de acoso laboral,  determinación de las fechas vacacionales, movilidad geográfica, reconocimiento de excedencias, reducción de jornada, reclamaciones de cantidad …

En dichos ámbitos civil, mercantil, consumo, organizacional y laboral hay ventajas comunes para acudir a un proceso de mediación, entre otras, por ejemplo: la Adecuación de la respuesta consensuada a la constante dinámica de cambio que experimentan estos sectores por la rápida evolución económica y social, la necesidad de soluciones creativas, flexibles a las relaciones comerciales y organizacionales de las empresas, que preserven y fortalezcan en el futuro la Marca de la empresa y sus relaciones de fidelización de clientes y de trabajadores, lo que puede incidir en un incremento de la competitividad y productividad de la misma.