La Memoria Anual de 2.012 (pág 271), del Consejo General del Poder Judicial
señala que “ se ha comprobado en algunos equipos de Mediación que en muchas situaciones, aún no llegándose a acuerdos en la mediación, se han alcanzado después en vía judicial y que, el simple hecho de asistir a mediación, tiene una incidencia en el conflicto en vía jurisdiccional”.
El Fuero de Avilés de 1706

acuña el término “Medianedo” refiriéndose a “Juicio por mediadores o árbitros en lugar neutro, dábase el mismo nombre al sitio y al tribunal”. Conforme se dispone en el Discurso de la Real Academia Española para solemnizar el aniversario de su fundación, por D. Aureliano Fernández-Guerra y Orbe. Madrid, Imprenta Nacional 1.865.

Nos informa Carlos Pérez Vaquero,

entre otras curiosidades, http://archivodeinalbis.blogspot.com.es/2013/10/cual-fue-el-primer-libro-juridico-que.html, que el primer Libro jurídico pionero en el análisis de la Mediación, en concreto en el ámbito de los conflictos internacionales, lo encontramos en 1680 de la mano de Johann Wolfgang Textor en su obra  Synopsis Juris Gentium, requiriendo para ello de la aceptación de las partes confrontadas y de un hombre bueno y razonable que se hubiera ofrecido amistosamente como mediador.

El mismo autor,
en http://archivodeinalbis.blogspot.com.es/2013/04/la-pionera-mediacion-de-dedham.html, nos narra cómo una comunidad cristiana, la Congregación Dedham, para la resolución de sus conflictos acudían de forma pionera al sistema de la Mediación para mantener la unidad y la convivencia del grupo.