• -1- El proceso de mediación comenzará con una sesión informativa  sobre cómo se van a desarrollar las sesiones.
  • – 2-En ella las partes asumirán un compromiso de respeto mutuo que  será garantizado por la presencia y actuación profesional del mediador con conocimientos en la técnica de la comunicación interpersonal.
  • -3- En el proceso de mediación se asegura así un espacio de respeto y comunicación en la que todas las partes en conflicto están representadas y van a ser escuchadas.
  • -4Durante el proceso de mediación, las partes,  podrán  comprender sus respectivas situaciones, sentimientos, necesidades, favoreciéndose la reflexión sobre la situación, y la comprensión integral del conflicto en todas sus dimensiones, permitiendo una visión más humanizada del mismo e incluso propiciar un cambio de la situación y de la relación entre las partes que evite nuevas confrontaciones en el futuro.
  • -5- Lo expuesto no impide que las partes, si lo desean,  durante el proceso pueden intervenir asistidas de abogados como asesores jurídicos  y/o  peritos como asesores técnicos, que faciliten la adopción formada de decisiones.
  • -6-Todo ello propicia que las partes participen y colaboren activamente en la propuesta de soluciones y alternativas que más se adecúen a la realidad personal del conflicto, permitiéndoles solucionar de manera satisfactoria el mismo. Se evita así, el recurso a la vía judicial o el arbitraje, en el que una tercera persona, que no conoce a las partes, su situación personal, sus necesidades concretas,  ni el conflicto, imponga una solución jurídica al mismo, provocando una confrontación de las posiciones y consecuente dicotomía entre vencedores y vencidos.
  • -7-El número de sesiones necesarias varía en función de la complejidad del asunto.
  • -8-Una vez las partes llegan a un acuerdo, y comprobado que el mismo en viable jurídicamente, es decir, que no vulnera ningún derecho indisponible o norma del ordenamiento, se plasmará en un documento, firmado por las partes y por el mediador.
  • -9-El mismo podrá ser o no elevado a público ante notario, pero esta última opción resulta recomendable, ya que, aunque en ambos casos, si una de las partes lo incumple, dicho acuerdo se podrá hacer valer ante los tribunales,  en el supuesto del documento notarial, que no supone un coste adicional muy elevado,  nos  beneficiaremos además de un procedimiento de ejecución para hacerlo efectivo con mayor brevedad ante el Juzgado. No obstante, como curiosidad, podemos avanzar que las estadísticas nos dicen que la mayoría de los acuerdos de mediación se cumplen sin mayores problemas entre las partes, ya que han sido ellas las que los han diseñado conforme a su situación personal